Ella dormía con una serpiente todas las noches, lo que paso luego te dejará sin palabras

3 weeks
134 Views

Entre las muchas cosas que tenemos que admitir las personas se encuentra una muy especial: adoramos a nuestros animales. Son nuestros amigos más fieles y siempre están en nuestros peores momentos, sin importar cuánto tenemos, dónde vivimos o qué hacemos. Pese a todo, los animales son leales y siempre están allí. Si tienes un perro, seguro que lo sabes de primera mano. Si creas una buena relación con el animal, siempre estará esperando a tu vuelta con una alegría excepcional.

Sin embargo, hay que decir que muchas veces interpretamos erróneamente las señales que nuestras mascotas nos envían. Nuestra forma de ver el mundo es más complicada, se ha desarrollado durante los siglos en un sistema social bastante característico. En cambio, los comportamientos de los animales son mucho más obvios y simples de lo que nosotros pensamos y siempre tienen un objetivo. De esto último nos olvidamos muchas veces y pensamos que los animales se comportan de una manera determinada exclusivamente por amor platónico hacia sus dueños.

Esta verdad la ha descubierto la protagonista de nuestra historia. Una mujer optó por tener una mascota bastante característica: una pitón. Algunos años atrás tener una serpiente como animal doméstico era impensable. En estos tiempos es más común, sin embargo hay que recordar que un reptil percibe el mundo de una manera diferente al ser humano y tratarlo de manera similar a otro ser humano puede incluso ser peligroso. ¿Quieres saber qué pasó

Existen muchas historias y reflexiones que nos pueden servir y mucho en ciertas etapas de nuestra vida. La simple lectura de estas historias pueden hacernos recapacitar o hacer consciencia sobre algo que estamos haciendo mal en nuestra vida.  En esta ocasión queremos compartir una historia, una especie de fabula que te servirá para superarte como persona, no puedes dejar pasar la oportunidad de leerla.

Había una vez una mujer que tenía como mascota una hermosa serpiente. Desde que era apenas una niña, este reptil se volvió su mejor amiga. Pasaba con ella horas y horas, se dedicaba a alimentarla y cuidarla todos los días. Aquella niña creció y se volvió una mujer, la serpiente también creció, ahora media casí 7 pies de largo. Ellas seguían juntas pero un día y de la nada, la serpiente dejo de comer, por más que la mujer quería alimentarla ella rechazaba el alimento así que preocupada, la llevo de inmediato al veterinario.

Ya con el veterinario, la mujer le explico la situación a lo que el veterinario le pregunto:

“Normalmente la serpiente duerme contigo?”

A lo que la mujer respondió: “Si”

“Cuando se acuesta contigo se estira muy pegada a ti?”

“Si”, respondió la mujer aún preocupada por su mascota.

A lo que el veterinario respondió:

Señora tengo que decirle que su serpiente no esta enferma, ella esta bien. Lo que este animal esta haciendo por instinto, es dejar de comer para tener espacio para comérsela a usted. Por esta razón se pega todas las noches a usted y se estira para saber que tan larga debe ser para poder devorarla.

MORALEJA

Debemos estar atentos a muchas personas que sentimos cercanas y que pensamos jamás nos van a “devorar”. Traicionándonos a la primera oportunidad.

Recuerda que hasta Judas dio un beso después de la traición

TALVEZ TE INTERESE

loading...

Comments

error: Content is protected !!