Un hombre padecía lo peor que le puede pasar a un ser humano:

1 week
111 Views

Un hombre padecía lo peor que le puede pasar a un ser humano: su hijo había muerto! desde su muerte y durante años, no podía dormir. Lloraba y lloraba hasta que amanecía. Hasta que se le aparece un ángel en su sueño, y le dice:

– ¡basta ya de llorar!
– “no puedo soportar no verlo nunca más”- respondió el hombre.

El ángel le dice:
-¿quieres verlo?

Y al confirmarle que sí, lo toma de la mano y lo sube al cielo.
– ahora lo vas a ver, quédate acá.

A una orden suya, empiezan a pasar un montón de niños vestidos como angelitos, con una vela encendida entre las manos.

El hombre dice: -¿quiénes son?

Y el ángel le responde:
– son los niños que han muerto , y todos los días hacen este paseo con nosotros, porque son puros.
– ¿mi hijo está entre ellos? -preguntó el hombre.
– sí, ahora lo vas a ver – le contestó-  mientras pasaban cientos y cientos de niños. -ahí viene!

Y el hombre lo ve, radiante como lo recordaba. pero de pronto, algo lo conmueve: entre todos, es el único chico que tiene la vela apagada. siente una enorme pena y una terrible congoja por su hijo. el chico lo ve, viene corriendo y se abrazan con fuerza, y le dice:

-hijo, ¿por qué tu vela no tiene luz? ¿por qué no encienden tu vela como a los demás?

Su hijo le responde:
-papá, sí encienden mi vela cada día, igual que la de todos, pero…, ¿sabes? cada noche tus lágrimas apagan la mía.

Ya no llores por ese ser querido que perdiste, sea hijo, esposo, madre o padre, amigo o amiga!! Déjalo descansar en Paz, no atormentes tu vida, porque no volverá, pero lo puedes tener en tu recuerdo con amor!!! es difícil, pero DÉJALO IR..!!

El proceso de duelo

El dolor es una reacción ante la pérdida, pero también es parte del duelo, que es el proceso de superar la pérdida de la persona que falleció. El duelo es un proceso sano que busca reconfortarnos, hacer que aceptemos la pérdida y encontremos formas de adaptarnos.

Superar el gran dolor de una pérdida no significa que uno se olvide de la persona que falleció. El duelo sano consiste en encontrar la forma de recordar al ser querido y adaptarnos a nuestra vida sin su presencia.

Las personas suelen experimentar reacciones dolorosas como “olas” que van y vienen. En ocasiones, cuando la pérdida es muy reciente, el dolor es muy intenso. Pero algunas personas no sienten ese dolor de inmediato. Se sienten paralizadas, en shock o niegan lo sucedido. Puede tomar tiempo aceptar la realidad de que el ser querido se ha ido.

Ceremonias de duelo

Las ceremonias, como los funerales y los homenajes, permiten a amigos y familiares reunirse para apoyar y consolar a las personas más afectadas por la pérdida. Estas actividades pueden ayudar a la gente a sobrellevar los primeros días luego de la pérdida y a honrar la memoria de la persona que falleció.

Las personas pueden pasar un tiempo hablando y compartiendo recuerdos sobre el ser querido. Esto puede continuar por algunos días o semanas luego de la pérdida, mientras los amigos y familiares traen comida, envían cartas o simplemente pasan a visitar.

En muchas ocasiones, la gente expresa sus emociones durante este período, por ejemplo, llorando. Pero algunas personas pueden estar tan paralizadas o abrumadas por la muerte que no expresan sus sentimientos de inmediato, aunque la pérdida sea muy dura. Hay quienes pueden sonreír o hablar con otras personas en un funeral como si nada hubiera ocurrido, pero sin embargo, están tristes. Estar con otros que también sufren la pérdida puede ser reconfortante, al recordarnos que algunas cosas se mantendrán igual.

Cuando las ceremonias finalizan, algunos pueden pensar que el dolor debería terminar también. Pero a menudo el duelo apenas está comenzando. Las personas pueden retomar sus actividades normales, pero les resulta difícil dedicarse con entusiasmo a las cuestiones cotidianas. Aunque es posible que no hablen demasiado sobre la pérdida, el proceso de duelo continúa.

Sentirse mejor

Si alguien que conoces ha muerto, es normal tener sentimientos y preguntas por un tiempo. También es normal comenzar a sentirse un poco mejor. Todo depende de cómo la pérdida afecta tu vida.

Está bien sentir dolor por algunos días, semanas o incluso más tiempo. La intensidad del dolor que sientas puede estar relacionada con lo repentino o esperado de la pérdida, o con cuán cercana sentías a la persona que falleció. Cada persona y situación son diferentes.

Generalmente, uno se va sintiendo mejor en forma gradual. A veces, puedes sentir que nunca te recuperarás. El proceso de duelo lleva tiempo y, algunas veces, el dolor puede volverse más intenso que otras.

A medida que pasa el tiempo, las cosas que te recuerdan a la persona que falleció pueden hacer que se intensifique tu dolor. En otras ocasiones, puedes sentir como que el dolor está por detrás de tus actividades normales, y no constantemente en tu mente.

Hacer cosas que disfrutas o pasar tiempo con personas que te hacen bien puede ayudar a que te sientas mejor. El duelo tiene su propio ritmo. Cada situación es diferente. Cuánto dolor sientes o cuánto tiempo dura tu duelo no es un parámetro que mida cuán importante fue para ti la persona que perdiste.

 

loading...

Comments

error: Content is protected !!